La Religión y la concertada, expulsadas del Pacto Educativo

EDITORIAL VIDA NUEVA | La subcomisión parlamentaria encargada de promover el Pacto de Estado por la Educación trabaja a pleno rendimiento. Sin embargo, parece que dejará fuera de la mesa dos temas fundamentales a tratar: la Religión y los conciertos.

Aunque el ministro Méndez de Vigo justifica la decisión en tanto que son cuestiones ya legisladas, lo cierto es que para la izquierda ambas cuestiones continúan siendo un arma arrojadiza más allá de lo electoral. A la vista está el arrinconamiento de algunos gobiernos autonómicos para sacar la asignatura de las aulas y ahogar a la escuela concentrada.

El mero hecho de la puesta en marcha de esta subcomisión ya es un hito frente a los lamentables vaivienes de la política educativa de nuestro país. Desde ahí es comprensible que, en un primer momento, se aborden las cuestiones que conciten consenso entre los partidos. Sin embargo, expulsar en demasía del debate a la Religión y a la concertada solo propiciará convertirlas en moneda de cambio para no sacrificar un quorum artificioso, cuando precisamente defender ambos asuntos supone garantizar la libertad de enseñanza que defiende y promulga la Constitución.

Publicado en el número 3.024 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN: