Panamá, una JMJ en 2019 al calor de enero

“Solo hay una razón climática”, explica el arzobispo a Vida Nueva sobre el cambio de fechas

papa Francisco JMJ Cracovia 2016 encuentro final con los voluntarios 31 julio 2016

En Cracovia, un voluntario entrega al Papa una camiseta de la JMJ Panamá 2019

JOSÉ LUIS CELADA | Como ya adelantábamos en el número anterior, la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), prevista para 2019 en Panamá, no tendrá lugar en julio o agosto. En contra de lo habitual, el Comité Organizador Local ha decidido que este encuentro se celebre del 22 al 27 de enero, coincidiendo con el verano en la región. La razón para establecer tales fechas es simplemente “climática”, reconoce a Vida Nueva el arzobispo de Panamá.

Según José Domingo Ulloa, el cambio acordado permitirá “garantizar un ambiente propicio para el desarrollo de este evento mundial, para que quienes asistan puedan hacerlo en las mejores condiciones posibles”.

En conversación con Vida Nueva, el prelado centroamericano admite que, por entonces, “en otros lugares en el mundo no es época de vacaciones”, por lo que muchos jóvenes difícilmente podrán asistir a la cita. Sin embargo, se muestra convencido de que “nuestra juventud es muy creativa y buscará los mecanismos para participar y compartir con nosotros en Panamá esta próxima Jornada, donde los esperamos con el calor y el cariño de la juventud y el pueblo panameños”.

Y así lo recordaba Ulloa el pasado enero. Tras agradecer al papa Francisco la elección de su sede para acoger la JMJ, subrayaba que “Panamá los espera con el corazón y los brazos abiertos para compartir la fe, para sentirnos Iglesia, aportando cada uno su riqueza étnica y cultural en esta gran fiesta espiritual, donde mostraremos al mundo el rostro joven de una Iglesia católica en salida, dispuesta a ser lío para anunciar la alegría del Evangelio, a los alejados y excluidos, a los que se encuentran en las periferias existenciales y geográficas”.

“Queremos decirles a los jóvenes del mundo –insiste en declaraciones a este semanario– que se organicen, que se preparen porque aquí los espera un país y una región que desean compartir la fe en Jesucristo, siempre de la mano de la Virgen María”. Ella es la protagonista del lema elegido para esta JMJ –“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1, 38)–, una oportunidad para la Arquidiócesis de Panamá, que ora y trabaja ya desde ahora para que sea “un envío renovador para la Iglesia católica y el mundo entero”.

Publicado en el número 3.022 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN: