Las cuatro religiones mayoritarias en España defienden sus acuerdos con el Estado

Católicos, judíos, evangélicos y musulmanes se movilizarán si el próximo Gobierno intenta romperlos

confesiones-religiosas-G

Encuentro interreligioso celebrado en 2014 en Ávila

RUBÉN CRUZ | “Una cosa es que haya aspectos concretos que debido al paso del tiempo recomiendan una revisión, la revisión es muy distinta de la ruptura”. Así de contundente se mostró el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, el pasado 6 de abril en un encuentro en el diario La Razón al ser preguntado sobre la revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado que varios partidos políticos han puesto negro sobre blanco en sus programas electorales. Unos acuerdos, que, como recordó el propio prelado, España también tiene suscritos con judíos, evangélicos y musulmanes desde 1992: “Ni en un caso ni en otro se trata de privilegios, sino de instrumentos jurídicos de armonía con el derecho a la libertad religiosa”.

¿Es hora de que todas las confesiones unan sus fuerzas? “Ya llevamos tiempo coincidiendo en señalar actitudes hostiles contra lo religioso por parte de la clase política, que, en ocasiones, les lleva a incumplir la Constitución y las leyes cuando ocupan cargos públicos, y cuyo discurso puede llevar a algunos a actos más extremos y violentos”, explica a este semanario Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España.

Por su parte, Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, considera que “hay una posición clara por parte de algunos de que todos los acuerdos de cooperación sean eliminados. Pero, ¿por qué? ¿Qué van a hacer que sea mejor? No se puede acabar con algo sin explicar por qué. No se puede romper con algo si no es para avanzar”. En este punto, señala que “eliminar la exención del IBI no tiene que ver con acuerdos, sino con leyes. Por eso, lo que dicen algunos políticos es simplemente para estar bien ante la opinión pública”.

Al mismo tiempo, Mariano Blázquez considera necesario que las confesiones cambien sus posiciones y se mantengan más cerca las unas de las otras, pero “no para hacer un frente clerical, porque entraríamos en el frentismo”. Además, añade: “Las confesiones y las posiciones laicistas tenemos que trazar puentes de diálogo, ya que el hecho religioso debe estar presente en la sociedad”. También muestra su preocupación al estar “ante situaciones políticas de mucho eslogan y muy extremistas”.

Ante la insistente amenaza de derogar los acuerdos con las religiones, Tatary recuerda que “los acuerdos entre el Estado y el Vaticano son ‘tratados internacionales válidamente celebrados’ que forman ‘parte del ordenamiento interno’ español, y los acuerdos entre el Estado y las representaciones religiosas musulmana, judía y evangélica son regulaciones aprobadas por ley, por lo que la insistencia en el proyecto de denunciar acuerdos parecen discursos hacia el posible votante hostil al hecho religioso, cuando estos acuerdos no hacen daño a nadie y sí facilitan la dimensión religiosa del individuo”.

* ¿Quieres seguir leyendo este artículo? Artículo íntegro en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 2.984: en iPad o para dispositivos de Android

* Suscribirse a Vida Nueva

En el nº 2.984 de Vida Nueva

 

LEA TAMBIÉN: