Los conflictos laborales, ejes de la Semana Social 2012 en Argentina

La Pastoral Social del Episcopado analiza propuestas en Mar del Plata

Semana Social Argentina 2012

RICARDO L. MOSSO. MAR DEL PLATA. Fotos: VNCS | Fue la semana previa a una movilización gremial nacional. La misma en la que el paro de los pescadores del puerto de Mar del Plata cumplía 80 días, y en la que los 700 trabajadores de una planta alimenticia de la zona se reunían buscando evitar una suspensión masiva. Con ese telón de fondo, la Semana Social 2012 –convocada entre el 22 y el 24 de junio por la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS) y el obispado de la ciudad atlántica– se planteó como una oportunidad de “escuchar aportes de miradas diversas que nos puedan enriquecer a todos”, en palabras del titular de la CEPAS y obispo de Gualeguaychú, Jorge Lozano.

Bajo el lema Trabajo, dignidad y justicia social, la edición de este año convocó –según sus organizadores– a unos 250 participantes de diferentes extracciones, además de religiosos: sindicalistas y jóvenes dirigentes políticos, empresarios chicos y medianos, docentes, trabajadores de fábricas recuperadas y académicos dedicados a cuestiones sociales.

Allí se discutió durante dos días y medio sobre distribución de la riqueza, el trabajo no registrado, la desocupación, los aborígenes y la cuestión ambiental o los tratamientos de adicciones, además de temas candentes que se repitieron en varios paneles, como el del alcance del impuesto a las ganancias entre los asalariados.

La segunda jornada del encuentro arrancó con la mesa dedicada al sindicalismo. En ella intervino, entre otros, Carlos Custer, de ATE. Este inició su ponencia citando a Juan Pablo II: “El problema del futuro es resolver el trabajo humano, y sigue siéndolo. De eso depende nuestra sociedad, y de la construcción de la democracia”.

El también exembajador argentino ante la Santa Sede retomó conceptos básicos de la Doctrina Social de la Iglesia recordados por Lozano el día anterior, como “dignidad humana, centralidad del trabajo, primacía del trabajo sobre el capital, destino universal de los bienes, justicia social y bien común”.

“No puede estabilizarse una democracia en base a la exclusión permanente –dijo Custer– si no encontramos mecanismos para favorecer el trabajo y posibilitar la inclusión”. Y detalló la propuesta de lo que llamó “un nuevo modelo de sociedad más democrática, que tendrá valores, un Estado no clientelar sino eficiente, y tomará en cuenta el trabajo, la cuestión medioambiental, los problemas del mercado”.

En el nº 2.809 de Vida Nueva. Los conflictos laborales, ejes de la Semana Social 2012 en Argentina, íntegro solo para suscriptores

 

LEA TAMBIÉN: