La agonía de Siria

EDITORIAL VIDA NUEVA | La prima de riesgo no deja ver el riesgo continuo en que malviven aún tantos pueblos. Siria, por ejemplo. El ansia de libertad de su gente está siendo sofocada a sangre y fuego por el régimen de Al Assad, con la connivencia de Rusia y China y la parálisis de la comunidad internacional, centrada en la crisis en la eurozona.

Ni es una lucha solo contra el terrorismo, ni todos los rebeldes abrazan causas nobles, ni son únicamente los cristianos quienes padecen la barbarie. Es todo un país, que hasta ahora disfrutaba en paz su pluralidad religiosa, el que sufre y el que está en la antesala de “una explosión de odio” que puede durar décadas, como ha dicho el nuncio Zenari.

No podemos dejar en el olvido a estos hermanos, cristianos y musulmanes.

En el nº 2.806 de Vida Nueva. Del 23 al 30 de junio de 2012.

 

LEA TAMBIÉN: