El conflicto de Siria, un lento descenso a los infiernos

El nuncio tilda de “crimen inaceptable” el uso de menores como escudos humanos

conflico en Siria campo arrasado

Las huellas del conflicto sirio son cada día más evidentes

JOSÉ LUIS CELADA | Siria vive un “lento descenso a los infiernos”, denuncia el nuncio apostólico en aquel país, Mario Zenari, hasta el punto de que hoy corre el riesgo de sufrir “una explosión de odio” entre las facciones enfrentadas que podría durar décadas.

En declaraciones a la agencia AsiaNews, el representante pontificio ha lamentado que a las pérdidas materiales se añada “la devastación de los corazones” causada por el conflicto actual, porque si bien “se pueden cuantificar las viviendas destruidas, los muertos y los heridos, resulta imposible medir la desintegración del alma”.

En la misma entrevista, el prelado se ha referido al informe publicado por Naciones Unidas el pasado día 12, donde se recogen testimonios de niños menores de 9 años empleados como escudos humanos por las fuerzas armadas de Bashar al Assad (“Es un crimen inaceptable”, denuncia) y se cuestiona también al opositor Ejército Sirio Libre (ASL), que habría reclutado durante los últimos meses a cientos de combatientes de entre 9 y 15 años.

A esta dramática circunstancia que propician los combates sobre el terreno, se suma “una guerra mediática en la que no se sabe a quién creer más”, advierte el nuncio en Damasco.

Todos estos acontecimientos, sin embargo, no impiden que Mario Zenari conserve la esperanza de que se pueda abrir un proceso de paz en el país. Y alude a la Mussalaha (Reconciliación), una asamblea para el diálogo interreligioso surgida el pasado 25 de mayo en la propia Homs, una de las ciudades más castigadas por la guerra y por el odio entre las facciones rivales.

Una tragedia para musulmanes y cristianos

Después de más de tres décadas de trabajo en Siria, donde ha contribuido al diálogo y la reconciliación entre musulmanes y cristianos, el jesuita italiano Paolo Dall’Oglio se ha visto obligado a dejar el país a instancias de su obispo “para evitar consecuencias más graves”.

En declaraciones a Radio Vaticano, Dall’Oglio deja claro, además, que se trata de “una tragedia musulmana, antes de ser una tragedia para los cristianos del lugar”.

En el nº 2.806 de Vida Nueva. El conflicto de Siria, un lento descenso a los infiernos, íntegro solo para suscriptores

 

LEA TAMBIÉN: