Cáritas, IBI, ayuntamientos

SUSO DO MADRID. A CORUÑA | “La Administración pública desvía a Cáritas a los necesitados al no poder atenderles”, leía hace unos días. Por esto me resulta curioso que sean los mismos ayuntamientos los que ahora quieren cobrar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a la Iglesia.

Pienso que el dato es importante: el secretario general de Cáritas en España, Sebastián Mora, ha afirmado recientemente que el 65% de las personas que acceden a los recursos de atención primaria de esta ONG de la Iglesia, están derivados por los servicios sociales municipales y ha reconocido que, a pesar del deseo de la organización, “están sustituyendo alguna acción del Estado, entendido como administración pública”.

Sebastián Mora ha afirmado que desde la organización se está tratando de “estirar” lo máximo posible para ayudar, porque “ni pueden, ni deben, ni sería conveniente sustituir al Estado”.

En este sentido, el secretario general ha explicado que han recibido tanto donaciones en especie como donaciones dinerarias y que a lo largo del último año “han crecido en 17 millones de euros, de los cuales todo el crecimiento ha sido de donativos privados, de personas y de empresas e instituciones”.

Asimismo, “ha decrecido la ayuda de los gobiernos municipal, autonómico y central y, sin embargo, ha crecido mucho la ayuda de las donaciones privadas, entre ellas, las de empresas, restaurantes que donan, tanto en especie como en dinero”, ha añadido el responsable de Cáritas.

Mora ha afirmado que un fenómeno que se está dando en España es el de los trabajadores pobres, “gente que está trabajando a jornada completa, pero que sigue por debajo del umbral de la pobreza”. Y ha explicado que “un 14% de los trabajadores no pueden sacar a sus familias adelante a pesar de trabajar ocho o diez horas al día”. También ha señalado que en España hay dos redes asistenciales importantes: la red familiar, “que sigue sustentando a muchas personas”, y las redes asistenciales, entre las que se encuentra Cáritas, entidad totalmente dependiente de la Iglesia católica.

En el nº 2.805 de Vida Nueva.

Pueden enviar sus cartas con sugerencias o comentarios a: director.vidanueva@ppc-editorial.com

 

INFORMACIÓN RELACIONADA