P. Alejandro Solalinde: “¡Volveré con mayores bríos!”

El sacerdote mexicano abandona el país tras amenazas por su defensa de los migrantes

Alejandro Solalinde, sacerdote mexicano amenazado de muerte

FERNANDO MENDOZA J. MÉXICO DF | Aconsejado por diversas instituciones gubernamentales, organismos de la sociedad civil y entidades eclesiales, el P. Alejandro Solalinde se ha retirado temporalmente del Albergue para Migrantes Hermanos en el Camino, de Ixtepec (Oaxaca), “hasta que se enfríe la situación” y puedan darse las condiciones necesarias para su regreso a México.

El P. Solalinde ha sido amenazado de muerte por el crimen organizado en al menos seis ocasiones durante los dos últimos meses, la última de ellas el pasado 21 de abril, por su apoyo decidido a favor de los migrantes.

En rueda de prensa antes de abandonar por unas semanas el país, el sacerdote, de 67 años, anunció que se tomaría un retiro táctico. “No son vacaciones, no soy un turista, soy un misionero, y un misionero no abandona su misión”, dejó en claro. Mencionó que recibió el consejo de alejarse por un tiempo de la Secretaría de Gobernación, la Procuraduría General de la República, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, las Brigadas Internacionales de la Paz y de la Pastoral de Movilidad Humana de la Región Pacífico Sur del Episcopado mexicano.

Situación “muy delicada”

“La situación está muy delicada”, reveló que le advirtieron estas instituciones, “y lo mejor es que se enfríen un poco las cosas”. De ahí la decisión de retirarse temporalmente.

Este tiempo –dijo– “servirá para que las autoridades puedan investigar” las amenazas que ha recibido por parte del crimen organizado, debido a su trabajo de defensa y solidaridad con los migrantes centro y sudamericanos al atravesar el sur del país en busca de trabajo y mejores condiciones de vida.

Fue tajante: “Lo hago por obediencia”. Afirmó: “¡Volveré con mayores bríos! Pero quiero decir que si nos pasa algo a mí, a mi equipo o al albergue migrante, yo sí señalaría, por ejemplo, a Ulises Ruiz, aunque no es el único”.

En este sentido, desde el Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino, que el P. Solalinde fundó hace cinco años, se afirma que su ausencia temporal no significa que “deje la misión que ha venido realizando con nuestros hermanos y hermanas migrantes; mucho menos que cesen las actividades que está llevando a cabo el albergue”.

En el nº 2.804 de Vida Nueva. P. Alejandro Solalinde: “¡Volveré con mayores bríos!”, íntegro solo para suscriptores


INFORMACIÓN RELACIONADA