Cien años de la revista ‘Sal Terrae’

Congreso en los 100 años de Sal Terrae

En el marco de su centenario, la revista celebró, el 1 y 2 de junio, el congreso 'La Teología pastoral y sus encrucijadas'

MANUEL REVUELTA GONZÁLEZ | Una revista que cumple cien años es un monumento cultural. La historia de Sal Terrae (ST) se puede dividir en dos grandes períodos, antes y después del Concilio Vaticano II.

La ST tradicional (1912-1962)

Desde su fundación en 1912 hasta la apertura del Concilio en 1962, transcurre medio siglo en el que la revista conserva unos rasgos peculiares que se notan en la uniformidad de los lectores (sacerdotes) y autores (jesuitas), en el carácter práctico de los contenidos y en la orientación tradicional con que estos se trataban, sin el menor asomo de crítica a las directrices de la jerarquía.

Manuel Revuelta González

M. Revuelta

El P. Remigio Vilariño fundó la revista como un complemento del Mensajero del Corazón de Jesús para atender a los sacerdotes necesitados de orientación pastoral.

La revista pasa por tres etapas en sus primeros cincuenta años.

  • 1º. Dos décadas tranquilas (1912-1931), en las que adquiere solidez desde que se adscribe a la Universidad de Comillas en 1919.
  • 2º. Seis años de inquietudes durante la República. La revista informaba entonces sobre la legislación laicista y las respuestas vehementes de los obispos. En agosto de 1936, el seminario de Comillas fue desalojado y ST dejó de publicarse hasta enero de 1938. Entre los ocho jesuitas mártires, uno de ellos, el P. Olegario Corral, había sido uno de los puntales de la revista.
  • 3º. Los años de continuismo franquista bajo el pontificado del admirado Pío XII. En ST empieza a escribir la segunda generación de profesores comilleses. El entusiasmo religioso se acentúa con la propaganda de las grandes celebraciones, como el Año Santo de 1950, el Congreso Eucarístico de Barcelona en 1952, el Año Mariano de 1954 y el Ignaciano de 1956. El fervor patriótico culmina en el Concordato de 1953, “obra gloriosa que debe llenar de satisfacción a todos los buenos españoles”, como decía el P. Regatillo en la revista.

Acaso el rasgo más significativo de ST en su primer medio siglo era el carácter eminentemente práctico de las orientaciones pastorales. Las secciones más leídas eran la predicación y las consultas. Tan importante era la oferta de sermones que, desde 1953, por iniciativa del P. Saturnino Junquera, se publicaron con paginación propia, hasta que, en 1961, se desgajaron dos revistas independientes: Homilética y Catequética.

La ST renovada (1963-2012)

Desde el año 1963 hasta ahora, se puede hablar de una revista renovada, en dos etapas sucesivas: la Transición (1963-1978) y la renovación en los años del cambio de siglo y de milenio.

En el cambio de siglo y milenio,
la renovación de la revista aparece en
las directrices de los nuevos dirigentes
y los enfoques de los temas pastorales.
En los últimos años abundan
los autores seglares y las mujeres.

En los últimos años abundan los autores seglares y las mujeres. En las cubiertas de la revista aparece la interesante lista de unos veinte “colaboradores habituales”, nombres muy representativos todos ellos. A estos escritores “de tabla” hay que añadir no pocos escritores ocasionales.

En el nº 2.803 de Vida Nueva. Cien años de la revista ‘Sal Terrae’, íntegro solo para suscriptores

 

INFORMACIÓN RELACIONADA