La Iglesia, la crisis y el IBI

JUAN RUBIO, director de Vida Nueva | En Grecia, los popes ortodoxos, tan metidos en el alma de la gobernanza griega, han decidido echar una mano en la crisis económica por la que atraviesa aquella cuna de Europa. En Italia, la Iglesia ha ido negociando sus impuestos con el gobierno de Monti. En Francia no hace falta. La constitución laica no exime de impuestos.

En los ayuntamientos españoles, con el agua al cuello, se pide que la Iglesia pague el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y reconoce la labor que la Iglesia hace para con los pobres en momentos tan delicados.

No habría que sacar las cosas de quicio. Los edificios que sirvan para paliar la pobreza seguirían exentos de IBI, y los edificios culturales podrían entrar en la Ley de Mecenazgo. Es el momento del sentido común. No puede ni debe ser el arma arrojadiza de los gobiernos municipales, tan donosos y exquisitos con la Iglesia en vísperas electorales y tan desamortizadores, ya sentados en la poltrona. Urge el sentido común.

Una guerra por estos temas es tan baladí que todos quedarían dañados. Es la hora del consenso, del sentido común, del acuerdo hecho en la distancia corta, del diálogo. Es la hora de dejar las guerras dialécticas y echar todos una mano.

director.vidanueva@ppc-editorial.com

En el nº 2.802 de Vida Nueva.


INFORMACIÓN RELACIONADA