¿Quién cuida al cuidador?

El Instituto San José, en Madrid, realiza un acompañamiento integral a los familiares de los enfermos

familiar de un enfermo Fundación Instituto San José Madrid

ÁLVARO REAL. Fotos: LUIS MEDINA | La Pascua del Enfermo (13 de mayo) es una buena ocasión para posar la mirada en quienes padecen algún impedimento físico que dificulta su vida. Pero, aunque no siempre sea apreciado, tras ese enfermo suele haber un familiar que entrega generosamente su compañía. Lo cual no siempre es fácil. De hecho, este puede convertirse en un “paciente oculto”, como así se llama a quien sufre distintos tipos de trastornos derivados de la enfermedad de su ser cercano.

A estas personas se dirige una parte muy importante de la acción que se desarrolla en la Fundación Instituto San José, de los Hermanos de San Juan de Dios, en Madrid.

Los religiosos hospitalarios, conscientes de que el cuidado de un enfermo es siempre una dura “carga” para cualquier persona, atienden al “paciente oculto” en las repercusiones médicas, sociales y económicas que puede llegar a sufrir. Algo que hace de un modo coordinado, encabezado por el Grupo de Ayuda Familiar (GAF), que es el que se encarga de ayudar emocional y socialmente a aquellos que acompañan a enfermos con discapacidad intelectual, en cuidados paliativos y en el posterior tratamiento del duelo.

Una visión integral del personal de enfermería permite detectar con suficiente antelación la repercusión negativa del cuidado al enfermo que se produce en un familiar.

“Es un trabajo en equipo. Durante el ingreso, se toma contacto con los familiares y vamos detectando cómo viven en su mundo interior el significado de la enfermedad, la muerte y el dolor, que finalmente es natural y necesario”, explica a Vida Nueva Roberto Álvarez, psicólogo y psicoterapeuta que se encarga de la atención a familias en el duelo.enfermera con un enfermo Fundación Instituto San José Madrid

“La familia tiene un deseo continuo de cuidar, de estar al lado del enfermo, de evitar que sufra; lo que implica, a veces, que intenten que este se dé cuenta de la enfermedad”, advierte.

Un grave problema de comunicación

Se produce entonces, según él, un grave problema de comunicación al que deben estar atentos estos profesionales: “Nos encontramos con un proceso de manejo de la verdad. Una comunicación interna de toda una vida se quiebra por el miedo a decir la verdad de lo que está ocurriendo”.

Algunas de las consecuencias de esta quiebra de comunicación son muy graves para el familiar o “paciente oculto”: convierten al enfermo, al paciente, en un extraño conocido; no quieren ir a casa y siempre tienen el deseo de estar ahí, aunque no sepan realmente para qué, y sufren una fuerte angustia de reparación en el último momento de la enfermedad.

En el nº 2.799 de Vida Nueva. ¿Quién cuida al cuidador?, íntegro para suscriptores