Diez claves para una “cultura vocacional” en la Vida Consagrada

jóvenes bailando

MAITE LÓPEZ MARTÍNEZ | El lema de este año de la Jornada de Oración por las Vocaciones es Tú sabes que te quiero (Jn 21,15), la respuesta de Pedro, “el secreto de una existencia entregada y vivida en plenitud” (Benedicto XVI). Aunque la Jornada se dedica a las vocaciones en general, da pie para apuntar a vuela pluma unas claves sobre la pastoral vocacional para la Vida Consagrada.

  • 1. Tomar conciencia de dónde estamos. Vivimos en medio de un erial vocacional, donde ya no se puede pescar con red y, a veces, ni siquiera con caña. ¿Tenemos los instrumentos adecuados? Aspiramos a una “cultura vocacional”, pero lo que reina en verdad es la “incultura” vocacional. Hay que vaciarse de antiguos esquemas y llenarse de iniciativas nuevas.
  • 2. Son un regalo de Dios, pero hay que fomentarlas y recibirlas. “Las vocaciones, don de la Caridad de Dios” es el tema de este año, pero hay que acogerlas en comunidades concretas: pequeñas o grandes, de viejos o jóvenes, con virtudes y defectos.
  • 3. No solo el lenguaje de los jóvenes, sino la vida de los jóvenes. Se habla mucho en pastoral juvenil del lenguaje juvenil. Pero, ¿basta solo con hablar su lenguaje? ¿No habrá que ponerse en su lugar, entenderles y, en definitiva, vivir con ellos? Con los que ya están “dentro”, pero sobre todo con la mayoría que están “fuera”: qué piensan, qué hacen, qué música escuchan, por qué redes navegan, cuáles son sus puntos débiles y sus talentos.

mtlopez@vidanueva.es

En el nº 2.798 de Vida Nueva. Diez claves para una “cultura vocacional”, íntegro solo para suscriptores

 

INFORMACIÓN RELACIONADA