Un perfil abierto y fiel

mapa de las diócesis de Cataluña, conferencia episcopal tarraconense

JUAN RUBIO, director de Vida Nueva | No es baladí la elección del nuevo arzobispo de Barcelona. Hay criterios que Roma cuidará. Y para eso se está trabajando. Hoy por hoy, el perfil del futuro arzobispo de una de las diócesis más importantes de Europa, como es Barcelona, apuntaría a alguien que haya nacido en Cataluña, con sensibilidad a su cultura y con capacidad de diálogo con quienes se mueven en el actual escenario de aquella tierra; hombre abierto, con experiencia en puertos y fronteras; fiel a Roma, pero a una Roma más universal.

Se buscará un obispo que pueda ilusionar y aunar esfuerzos para ayudar, desde la Nueva Evangelización, al reto de la progresiva secularización que proclaman las encuestas. Para vosotros, obispo; con vosotros, catalán.

Alguien, no obstante, que sepa estrechar los vínculos con sus hermanos obispos en la Conferencia Episcopal Española, a la que pertenece, sin renunciar a la Conferencia Episcopal Tarraconense.

Es complicada la elección cuando otros intereses andan de por medio. Será muy importante para el futuro de la geopolítica episcopal española en la próxima década. La Iglesia en Cataluña debe ser una riqueza para el resto de Iglesias que peregrinan en España.

director.vidanueva@ppc-editorial.com

En el nº 2.797 de Vida Nueva.