Mensaje de Pascua 2012: por el diálogo y la reconciliación en Oriente Próximo

Benedicto XVI viajará al Líbano del 14 al 16 de septiembre

Benedicto XVI en la Vigilia Pascual Vaticano 2012

El Papa, en la Vigilia Pascual del sábado 7 de abril

VidaNueva.es | La presidencia de la República Libanesa ha anunciado que el papa Benedicto XVI viajará al Líbano del 14 al 16 de septiembre próximo, para entregar la exhortación apostólica postsinodal para Oriente Medio, tras la Asamblea Especial del Sínodo de Obispos celebrada en octubre de 2010. La situación en Oriente Próximo ha estado en el recuerdo del Papa en el mensaje pascual que pronunció ayer, Domingo de Pascua. [Mensaje Urbi et Orbi-Pascua 2012]

“Hoy abrimos las puertas al grito de victoria: ‘¡Ha resucitado! ¡Ha resucitado verdaderamente!’“, proclamaba ayer, 8 de abril, el Papa, en su tradicional mensaje Urbi et Orbi con motivo del Domingo de Resurrección.

En el mensaje de este año, Benedicto XVI se ha detenido especialmente en las comunidades cristianas “que más pruebas padecen a causa de la fe, por discriminaciones y persecuciones”, entre ellas, las de países como Siria, Irak o Tierra Santa, pero también el Cuerno de África y Mali.

Asegurando que “el resucitado no pertenece al pasado, sino que está presente hoy, vivo”, el Papa pidió “esperanza a Oriente Próximo, para que todos los componentes étnicos, culturales y religiosos de esa Región colaboren en favor del bien común y el respeto de los derechos humanos”.

Citó de manera particular a Siria, para que “cese el derramamiento de sangre y se emprenda sin demora la vía del respeto, del diálogo y de la reconciliación, como auspicia también la comunidad internacional”. Y recordó a los “numerosos prófugos provenientes de ese país y necesitados de asistencia humanitaria”, para que encuentren “acogida y solidaridad”.

El Pontífice habló también de Irak y reclamó “no escatimar ningún esfuerzo para avanzar en el camino de la estabilidad y del desarrollo”. Y de Tierra Santa, para que israelíes y palestinos “reemprendan el proceso de paz”.

El continente africano ha estado igualmente en la mirada del Papa. “Que Jesús resucitado reconforte a las poblaciones del Cuerno de África y favorezca su reconciliación; que ayude a la Región de los Grandes Lagos, a Sudán y Sudán del Sur, concediendo a sus respectivos habitantes la fuerza del perdón. Y que a Mali, que atraviesa un momento político delicado, Cristo glorioso le dé paz y estabilidad”.

Michel Sleiman presidente del Líbano con Benedicto XVI

El presidente libanés Michel Sleiman, con el Papa en febrero de 2011

“Que a Nigeria, teatro en los últimos tiempos de sangrientos atentados terroristas –finalizó–, la alegría pascual le infunda las energías necesarias para recomenzar a construir una sociedad pacífica y respetuosa de la libertad religiosa de todos sus ciudadanos”.

Visita de Estado y pastoral

Por otra parte, fue ayer cuando las autoridades civiles y religiosas del Líbano confirmaron el próximo viaje de Benedicto XVI al país. Será una visita de Estado, en respuesta a la invitación del presidente Michel Sleiman, “lo que confirma la profundidad de las relaciones históricas que enlazan Líbano con la Santa Sede”, explica una nota difundida por la Oficina de Prensa de la presidencia libanesa.

Pero también será una visita pastoral, tal y como confirma en otro comunicado el arzobispo de Beirut, Boulos Matar, que destaca que el Papa responde a la invitación de los patriarcas y obispos católicos en Líbano.

De hecho, el Pontífice firmará y entregará la exhortación apostólica fruto de la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos de octubre de 2010, cuyo tema fue La Iglesia católica en Oriente Medio: comunión y testimonio. ‘La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma’ (Hch 4, 32).

Mensaje Pascual 2012 de Benedicto XVI, íntegro