A la Pascua por Facebook

Olalla González promueve la iniciativa intercongregacional ‘De camino a la Pascua’

Grupo en Facebook 'De camino a la Pascua'

Grupo en Facebook 'De camino a la Pascua'

MAITE LÓPEZ MARTÍNEZ | La Vida Religiosa no deja de renovarse y buscar nuevas formas de hacerse presente en el mundo de los jóvenes. Pastoral juvenil, Nueva Evangelización, cultura vocacional, trabajo intercongregacional y presencia en las redes sociales se han unido en una iniciativa única que, lejos de ser el resultado de una planificación, es el fruto de la espontaneidad de un grupo de religiosos jóvenes que viven e integran con naturalidad estos aspectos.

Precisamente, estas razones son las que están detrás del éxito de la experiencia “De camino a la Pascua”, que se ha puesto en marcha esta Cuaresma.

Para Vida Nueva ha hablado Olalla González, promotora de la iniciativa, quien ha respondido, con la rapidez propia de quien vive en la era digital, presentándose con total sencillez: “Soy Olalla, religiosa de María Inmaculada, tengo 28 años y el año pasado hice mi profesión perpetua. Actualmente estoy destinada en A Coruña, donde llevo la dirección de una residencia de jóvenes y de un nuevo proyecto de acogida de adolescentes en situación de riesgo y desventaja social”.

Olalla González, religiosa, promotora 'De camino a la Pascua', Facebook

Olalla González, promotora de 'De camino a la Pascua'

Explica que la idea partió de dos inquietudes que llevan acompañándola desde los últimos años: por un lado, el deseo y la necesidad de unir esfuerzos en el trabajo intercongregacional para poder dar respuestas de calidad a los retos que presenta hoy el mundo. Y por otro, la llamada a estar más presentes en la Red ofreciendo “espacios” diferentes, sobre todo a los jóvenes.

“Desde estas dos inquietudes, y pensando en qué alternativas pastorales podía ofrecer de cara a la Cuaresma –comenta–, se me ocurrió la idea de aprovechar que la mayoría de los jóvenes se conectan todas las noches para chatear, oír música o ver vídeos, para ofrecerles en ese momento una pequeña reflexión que les pudiese acompañar en el camino de la Cuaresma”.

Intereses similares

Ya nos hemos acostumbrado a utilizar Internet y las redes sociales (sobre todo Facebook) no solo para reencontrar amigos lejanos o conocidos de la infancia, sino también para conocer gente nueva y formar grupos de personas con intereses similares. Esto es lo que ha pasado con este grupo recién formado de siete religiosos, en el que algunos se conocen personalmente y otros no.

Olalla ha sido, en este caso, el nexo de unión y la encargada de presentarnos a cada uno de sus compañeros de aventura pastoral: “Alba Rodríguez es esclava carmelita de la Sagrada Familia. Nos conocimos en Madrid, cuando ella era universitaria y participaba en las actividades de pastoral que organizaba. Y al terminar la carrera, ingresó en las Esclavas Carmelitas. Ahora vive en Madrid, donde está realizando sus estudios de Teología”.

“Con Manuel Ogalla, cmf, también trabajé en Madrid, animando las actividades de pastoral de una residencia de jóvenes y colaborando juntos en CONFER Joven de Madrid. Actualmente vive en Zimbabwe, donde está empezando su actividad misionera. La idea de colaborar en esto le encantó y enseguida dijo que sí, aunque su problema son los cortes de luz y de Internet, que hacen más difícil la llegada de sus reflexiones”.

“A Dani Cuesta, SJ, y Marina Utrilla, de los Sagrados Corazones –sigue–, los conocí en Salamanca. Los tres estudiábamos Teología en la Pontificia. Ellos siguen allí. Vicente Niño es dominico y vive en Valencia. Lo conozco de los encuentros nacionales de CONFER Joven y de actividades de pastoral juvenil en las que hemos coincidido”.

“Y por último, Guzmán Pérez, salesiano, que es al único que yo no conocía. Estudió en Sevilla con Marina y ahora vive en Ciudad Real. No nos conocemos los siete, algo que también para nosotros es significativo…”.

La iniciativa, que en principio estaba dirigida especialmente a los jóvenes –espacio en el que estos siete religiosos se mueven como pez en el agua–, ha tenido muy buena acogida entre ellos, pero se ha unido también gente ya adulta, de mediana edad, grupos de parroquias, movimientos y muchos religiosos jóvenes. Algo que no sorprende en absoluto, ya que cuenta con elementos adecuados a la cultura y el lenguaje actual.

De hecho, surgió para ofrecer una pequeña reflexión de “buenas noches”, pero desde el primer día la gente ha interactuado colgando sus propias reflexiones, fotos, vídeos y animándose los unos a los otros. Otra excelente noticia es que la iniciativa ha gustado mucho en sus congregaciones y comunidades, donde no solo no han encontrado ninguna dificultad, sino todo lo contrario: ánimo y apoyo.

mtlopez@vidanueva.es

En el nº 2.792 de Vida Nueva.