En medio del consumo

EDITORIAL VIDA NUEVA | En estos días ajetreados previos a la Navidad, se dispara el consumo. El Adviento tiene connotaciones de austeridad. El ayuno de este tiempo previo a la celebración navideña nos presenta una ocasión propicia no para el ayuno sin sentido, sino para el ayuno solidario y fraterno.

Y tiene más sentido todavía en momentos de dificultades económicas, como las presentes. Cuando muchas familias sufren el desgarro del desempleo y la falta de recursos, los cristianos no podemos quedarnos con los brazos cruzados. Un cambio de mentalidad, un esfuerzo de solidaridad y una conciencia de lo que realmente significa el misterio de la Encarnación se hacen urgentes para devolver al mundo un sentido que vaya más allá del tener y el acumular.

En el nº 2.780 de Vida Nueva – Del 10 al 16 de diciembre de 2011