Intervenciones destacadas de los líderes religiosos en Asís 2011

Los líderes religiosos mundiales, ayer en Asís

A. PELAYO. ROMA | Reunidos en Asís los representantes de 176 tradiciones religiosas de todo el mundo, hubo espacio para el recuerdo, pero también claves para el futuro. Por la mñana, durante el primer acto de la Jornada de Oración por la Paz y después de la proyección de un documental sobre la primera cumbre de Asís, en 1986, diez de las personalidades presentes dieron su personal “testimonio” sobre el tema central del encuentro: la paz. Aunque sea telegráficamente ofrecemos una síntesis de sus intervenciones.

  • BARTOLOMÉ I, patriarca ecuménico de Constantinopla: “De la indiferencia nacen el odio, el conflicto, la violencia (…). Tenemos que oponernos a la deformación del mensaje de las religiones y de sus símbolos por parte de los autores de la violencia. Recuperar lo religioso por lo religioso, esa es la exigencia necesaria a fin de promover la dimensión humanitaria de una figura de lo divino que se quiere misericordiosa, justa y caritativa”.
  • ROWAN WILLIAMS, arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión Anglicana: “No estamos aquí para afirmar un mínimo común denominador de lo que creemos, sino para alzar la voz del profundo de nuestras tradiciones en toda su singularidad, de modo que la familia humana pueda ser plenamente consciente de cuánta sabiduría habrá que alcanzar en la lucha contra la locura  de un mundo todavía obsesionado por el miedo y las sospechas, todavía enamorado de la idea de una seguridad basada en una hostilidad defensiva y todavía capaz de tolerar o ignorar las enormes pérdidas de vida entre los más pobres a causa de la guerra y las enfermedades”.
  • NORVAN ZAKARIAN, delegado en Europa del Catolicado armenio: “De la fuerza liberadora en el amor de Dios deriva una nueva visión del mundo y una nueva manera de acercarse al otro, sea un simple ciudadano o todo un pueblo. Se trata de una fe que cambia y renueva la vida”.
  • OLAV FYKSE TVEIT, secretario del Consejo Ecuménico de las Iglesias: “Para el Consejo Ecuménico de las Iglesias, un compromiso muy concreto para los años próximos será trabajar a favor de una paz justa en Jerusalén y para todos los pueblos que viven en Jerusalén, la ciudad que lleva en su nombre ‘Shalom- Shalem’, paz. Es la ciudad llamada a ser una visión de paz, pero que en el curso de la historia se ha convertido con frecuencia en un lugar de conflicto”.
  • DAVID ROSEN, rabino director de Asuntos Interreligiosos: “Para muchos en nuestro mundo, la paz es una necesidad pragmática (en efecto, es verdad y no debemos disminuir la bendición que representa para nuestro mundo ese pragmatismo). Sin embargo, lo que los hombres y mujeres de fe buscan y anhelan es ‘subir a la montaña del Señor’, una idea de paz como expresión sublime de la voluntad divina y de la imagen divina con la que todo hombre ha sido creado”.
  • WANDE ABIMBOLA, portavoz de las religiones ifu y yoruba: “Ha llegado el momento para todos los líderes de las religiones del mundo de adoptar un nuevo marco conceptual en el que a las religiones indígenas se les dé el mismo respeto y consideración que a las otras religiones. No puede haber paz en el mundo cuando no respetamos, abusamos o despreciamos a nuestros vecinos”.
  • ACHARYA SHRI SHRIVATSA, representante del hinduismo: “La paz no puede nunca ser conseguida con la violencia (…). La paz misma es el camino. Nuestro común objetivo de paz solo puede ser conseguido mediante nuestro compromiso con la verdad –satyagraha–. Este compromiso, aunque sea vea obstaculizado e impedido, encuentra lo mismo su camino mediante la no-violenta no-cooperación. La historia es testigo de su fuerza”.
  • JASEUNG, budista coreano: “No hay puesto para la violencia o el terrorismo en la religión, que subraya cómo toda vida es preciosa y debe ser amada. Por esta razón, quisiera proponer una ‘fraternidad a favor de la vida’, la unión de las personas de fe para eliminar las razones de la violencia y de la guerra conducida en nombre de la religión o de la ideología”.
  • KYAI HAJI HASYIM MUZADI, secretario de la Conferencia de Estudiosos Islámicos: “Nuestro deber como comunidades religiosas es llevar a todos los creyentes la libertad de comprender verdaderamente el propio destino y corregir las comprensiones equivocadas de la religión que llevan a los conflictos sociales en la humanidad”.
  • JULIA KRISTEVA, filósofa no creyente: “El hombre no hace la historia, nosotros somos la historia. Por primera vez el homo sapiens puede destruir la tierra y a sí mismo en nombre de las propias creencias, religiones o ideologías. También por vez primera los hombres y mujeres son capaces de revalorizar en completa transparencia la religiosidad constitutiva del ser humano. El encuentro de nuestras diversidades en Asís testimonia que la hipótesis de la destrucción no es la única posible”.

En el nº 2.775 de Vida Nueva.

-

INFORMACIÓN RELACIONADA