Los diez mensajes clave de Benedicto XVI en Asís

El encuentro de líderes religiosos de todo el mundo, clave para la paz y la justicia

VIDA NUEVA | Por cuarta vez en la historia, la ciudad de Asís acogió ayer, jueves 27 de octubre, a representantes de las religiones de todo el mundo y, por primera vez, también a no creyentes, que han reflexionado juntos, han dialogado y han rezado por la paz y la justicia en el mundo. Benedicto XVI (que ha tomado el relevo Juan Pablo II en estas convocatorias) pronunció un discurso de gran calado y que habrá que tener en cuenta. Estas son las diez ideas principales.

  • 1. “Aunque no haya a la vista amenazas de una gran guerra, el mundo está desafortunadamente lleno de discordia. No se trata solo de que haya guerras frecuentemente aquí o allá; es que la violencia en cuanto tal siempre está potencialmente presente, y caracteriza la condición de nuestro mundo”.
  • 2. “Sabemos que el terrorismo es a menudo motivado religiosamente y que, precisamente el carácter religioso de los ataques sirve como justificación para una crueldad despiadada”.
  • 3. “Que la religión motive de hecho la violencia es algo que, como personas religiosas, nos debe preocupar profundamente”.
  • 4. “De una forma más sutil, pero siempre cruel, vemos la religión como causa de violencia también allí donde se practica la violencia por parte de defensores de una religión contra los otros”.
  • 5. “Sí, también en nombre de la fe cristiana se ha recurrido a la violencia en la historia. Lo reconocemos llenos de vergüenza. Pero es absolutamente claro que este ha sido un uso abusivo de la fe cristiana, en claro contraste con su verdadera naturaleza”.
  • 6. “El ‘no’ a Dios ha producido una crueldad y una violencia sin medida, que ha sido posible solo porque el hombre ya no reconocía norma alguna ni juez alguno por encima de sí, sino que tomaba como norma solamente a sí mismo. Los horrores de los campos de concentración muestran con toda claridad las consecuencias de la ausencia de Dios”.
  • 7. “La ausencia de Dios lleva al decaimiento del hombre y del humanismo”.
  • 8. “[Los agnósticos] no afirman simplemente: ‘No existe ningún Dios’. Sufren a causa de su ausencia y, buscando lo auténtico y lo bueno, están interiormente en camino hacia Él. Son ‘peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz’. (…) Que ellos no logren encontrar a Dios, depende también de los creyentes, con su imagen reducida o deformada de Dios”.
  • 9. “[Este Encuentro en Asís] se trata más bien del estar juntos en camino hacia la verdad, del compromiso decidido por la dignidad del hombre y de hacerse cargo en común de la causa de la paz, contra toda especie de violencia destructora del derecho”.
  • 10. “La Iglesia católica no cejará en la lucha contra la violencia, en su compromiso por la paz en el mundo”.

-

INFORMACIÓN RELACIONADA